De la misma forma que preparamos el coche para el invierno, con la llegada del verano y las altas temperaturas también es necesario hacerle una puesta a punto. Asimismo, durante esta época del año aumentan los desplazamientos y viajes en coche, por lo que será imprescindible revisar tu coche antes de un viaje largo. Llevar a cabo el mantenimiento adecuado de tu vehículo te ahorrará más de un imprevisto, así como una importante cantidad de dinero que pueden generarte averías inesperadas. En este artículo te explicamos con detalle cómo cuidar el coche en verano.

Instrucciones revisión básica

En primer lugar, cabe destacar que es necesario realizar revisiones periódicas a nuestro vehículo para prevenir posibles averías y problemas en cualquier parte de nuestro automóvil. Para ello, consulta el manual o en tu taller mecánico para que te recomiendan cada cuántos kilómetros o tiempo debes hacer una revisión.

Aunque realices el mantenimiento de tu coche como indica tu manual y acudas a las revisiones establecidas por la ley, es muy importante chequear el coche de forma periódica, en especial antes de salir de viaje. De este modo te aseguras de que todo esté bien y a punto para mantener tu seguridad y la del resto de los ocupantes del vehículo

Para realizar cualquier revisión básica de tu coche es muy importante que esperes que el mismo se encuentre frío, de esta forma podrás abrir el capot y revisar aspectos básicos del motor sin correr el riesgo de quemarte.

Comienza por hacer una revisión del nivel de aceite del coche. El mismo debe encontrarse en una medida óptima para garantizar la lubricación y correcto funcionamiento del motor, ayudando a que nuestro coche sea más potente y más eficiente en cuanto al consumo de combustible.  Aprovecha que has abierto el capot del coche para revisar también el nivel de agua en el radiador, que te ayudará a evitar que el motor se caliente de más, algo fundamental cuando planeamos recorrer grandes distancias. Debes poder ver el líquido al abrir el tapón del radiador, si no es así lo recomendable es que lo llenes hasta la marca indicada  con  liquido refrigerante adecuado.

El nivel de agua de los limpiaparabrisas es igualmente importante, pues nos ayuda a mantener el parabrisas en buen estado beneficiando la visión cuando conducimos . Asegúrate de que el nivel sea el adecuado, y coloca siempre un poco de líquido especial para limpiar estos cristales, de esta forma cuando lo utilices será mucho más efectivo para eliminar manchas.

Otro aspecto fundamental a la hora de realizar una revisión básica del coche, es asegurarnos del estado de los neumáticos. Éstos cumplen un papel fundamental en nuestra seguridad, pues unos neumáticos en buen estado y con un agarre eficiente evitan accidentes.

Y para terminar con esta revisión básica del coche no puedes obviar el estado de los faros de tu coche. Enciende las luces en cada nivel que tengas disponible para asegurarte de que funcionan adecuadamente, prueba también que las luces de retroceso y de cambio de canal se encuentran en buen estado. Ante cualquier bombilla quemada o en mal estado, es importante acudir a un taller para realizar el cambio.

No olvides estar muy atento al funcionamiento de tu vehículo, si notas cualquier ruido, mal funcionamiento o dificultad en frenos o con cualquier otra parte del vehículo, lo más recomendable es acudir a un taller mecánico para asegurarte de que tu coche se encuentra en buen estado y apto para circular de forma segura.

Recomendaciones Verano

Al llegar la época estival y las altas temperaturas, será imprescindible revisar los sistemas de refrigeración del vehículo para evitar que se caliente más de la cuenta y pueda derivar en graves problemas.

Asimismo, también será necesario llevar a cabo la puesta a punto del aire acondicionado o sistema de climatización, para poder hacer frente al calor cuando viajamos. Para ello, dirígete a tu taller mecánico para comprobar si es necesario recargar el gas refrigerante, que es el encargado de enfriar el vehículo mediante un circuito de compresión. En caso de que no funcione, te sugerimos consultar por qué el aire acondicionado del coche no enfría donde encontrarás algunas posibles causas.

A la hora de estacionar el vehículo, será recomendable que aparques a la sombra en la medida lo posible, ya que en ocasiones resulta imposible escoger estacionamiento. De esta forma, evitarás que el coche esté tan caliente cuando vuelvas a arrancar y también ayudarás a que la pintura y carrocería no se deterioren tanto por el sol.

De la misma forma, durante el verano se recomienda el uso de parasoles, que permitirán aminorar los efectos de los rayos solares. Esta pequeña acción resultará efectiva para reducir la temperatura interior del vehículo, así como evitar quemarnos con el volante al re-emprender la marcha.

Durante el verano, aumentan los desplazamientos en coche, así como también los viajes largos por motivo de las vacaciones. Es por ello que te recomendamos prepararnos antes de viajar y ahorrarte así imprevistos y disgustos.

Fuente:motor.uncomo.com