Desde esta semana, hay nuevos límites de velocidad en las carreteras y calles españolas. No es algo que haya pasado de la noche a la mañana, pero el Día D ha llegado.

Las vías más afectadas son las urbanas, con un aumento de zonas en las que el límite de velocidad pasará a ser de 30 km/h. La DGT ha publicado una guía en la que explica los detalles menos conocidos de los nuevos cambios de velocidad que entran en vigor en mayo.

Con este cambio, por norma general se limita a 20 km/h aquellas vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, a 30 km/h las carreteras de un único carril por sentido de circulación y a 50 km/h las vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

Autopistas y autovías

El límite genérico de velocidad en autopistas y autovías que transcurren dentro de poblado será de 80 km/h, no obstante, podrán ser ampliados por acuerdo de la Autoridad Municipal y el titular de la vía, previa señalización específica, sin rebasar en ningún caso los límites genéricos establecidos para dichas vías fuera de poblado.